Evolución y Subespecies del Leopardo

Evolución y Subespecies del Leopardo

Evolución y Subespecies del Leopardo

Historia evolutiva del leopardo

Durante el transcurso de cientos, miles y millones de años, los mamíferos han cambiado hasta ser lo que son en la actualidad. Los primeros carnívoros evolucionaron paulatinamente y dieron lugar a varios tipos, entre ellos los felinos.

Los científicos creen que todos los felinos descienden de un mismo ancestro en común, es decir, todos se derivan de una misma especie carnívora. Hace unos 55 millones de años divergió de los carnívoros un primer felino. El origen de todos se cree en Asia y a partir de ahí se extendieron hacia los demás continentes, llegando a América a través del puente de Beringia, aquel que conectó Asia con América.

El género Panthera, del que el leopardo es miembro (recuerda que su nombre científico es Panthera pardus), pudo haber evolucionado en el continente asiático. La subfamilia Pantherinae se separó de Felinae hace aproximadamente 11 millones de años. El linaje del leopardo “nació” hace aproximadamente 6.5 millones de años. El ancestro común del león, el jaguar y el leopardo se separó de otros felinos hace 4.3-3.8 millones de años, mientras que apenas hace unos 2-3 millones de años los leopardos y los leones se separaron entre sí a partir de un ancestro común.

Los fósiles más antiguos de antepasados directos del leopardo datan de hace 2- 3.5 millones de años atrás. En una época en la que ya los felinos se diversificaban, los leopardos modernos probablemente evolucionaron en África hace 470,000-825,000 años y se difundieron hacia tierra asiática aproximadamente 170,000-300,000 años atrás.

Varias formas de leopardo vivieron extendidas por regiones de Europa, en África y en Asia. Se han encontrado fósiles de dientes y huesos en Francia, Inglaterra e Italia; en total, unos 40 sitios excavados exhibieron los fósiles. La mayoría de éstos data del Pleistoceno pero los encontrados en Londres; Valdarno, Italia; y Perrier, Francia, son originarios del Plioceno.

Durante el Pleistoceno se desarrollaron subespecies en Europa: Panthera pardus begoueni, posteriormente Panthera pardus sickenbergi y hace unos 300,000 años Panthera pardus antiqua.

Un asunto de interés científico ha sido descubrir por qué ciertos felinos muestran un pelaje con patrón de coloración específico, donde puede haber motas, rosetas, rayas, franjas, etcétera. Al parecer los patrones del pelaje evolucionaron para permitir el camuflaje en un hábitat particular. Por ejemplo, los felinos como el leopardo y el jaguar que viven en zonas con vegetación densa, tienen patrones de rosetas irregulares, sin forma definida.

¿Cuántas subespecies tiene el leopardo?

Previamente has leído que ya existían subespecies de leopardo en Europa, pero algunas de estas antiguas formas están extintas. En estos días se reconocen 9 subespecies, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Son:

Leopardo de Sri Lanka (Panthera pardus kotiya). Habita la isla que le da nombre y desafortunadamente se encuentra en peligro de extinción.

Leopardo de Java (Panthera pardus melas). Persiste en la isla de Java, Indonesia, a pesar de estar en peligro crítico de extinción.

Leopardo de Arabia (Panthera pardus nimr). Es una especie en peligro crítico de extinción pues solo quedan alrededor de 250 individuos maduros. Vive en la Península Arábiga.

Leopardo de Amur (Panthera pardus orientalis). Se encuentra en Rusia, la península coreana y el noreste de China y también está en peligro crítico de extinción.

Leopardo de Persia (Panthera pardus saxicolor). Esta subespecie en peligro de extinción es la más grande de todas y habita zonas de Irán, Turquía, Turkmenistán, Afganistán y las montañas del Cáucaso.

Leopardo africano (Panthera pardus pardus). Se encuentra en África subsahariana.

Leopardo de la India (Panthera pardus fusca). Como puedes suponer, prospera en todo el subcontinente indio.

Leopardo de Indochina (Panthera pardus delacouri). Es posible encontrarlo en el sureste de Asia y el sureste de China.

Leopardo chino del norte (Panthera pardus japonensis). A pesar de la palabra “japonensis” no vive en Japón, sino en el norte de China.

Cada una de las subespecies ocupa una zona específica de Asia y África, no encontrándose ninguna en Europa. Como ves, la mayoría enfrenta un peligro severo y su protección inmediata es necesaria.