Caracales

Caracales

Caracales

Anatomía, Hábitat, Alimentación, Comportamiento, Reproducción, Amenazas y Conservación del Caracal, miembro de la subfamilia Felinae.

Caracal caracal

El caracal, conocido también como lince africano o lince del desierto pese a no estar cercanamente emparentado con los linces, es una especie de felino reconocido por el delgado mechón de pelo largo que crece sobre sus orejas. Está más relacionado con el serval y con el gato dorado africano.

Restos arqueológicos en Egipto hacen suponer que este animal tuvo algún significado en la religión de los habitantes, al encontrarse representados en pinturas murales y esculturas. Incluso se han encontrado cuerpos embalsamados de caracales.

Descripción

Morfología. Su cuerpo es descrito como elegante y aerodinámico, de forma esbelta y musculosa. Tiene cabeza pequeña de mandíbula corta y fuerte. Sus patas son relativamente largas y sus orejas son altas y puntiagudas.

Peso y tamaño. Es un animal de tamaño mediano cuyo peso oscila entre 7 y 20 kilogramos. Como suele suceder en el caso de los felinos, los machos son ligeramente más grandes que la hembra pues alcanzan una longitud de 75-105.7 centímetros mientras que las hembras miden de 69 a 102.9 centímetros de largo.

Coloración. El corto pelaje puede ser marrón rojizo a grisáceo y se han encontrado individuos completamente negros. La barbilla, el cuello, el vientre y la parte interna de las extremidades están coloreados de blanco o un tono claro con ocasionales manchas de un pálido rojo. Una franja oscura recorre la frente hasta la nariz, y una línea se extiende desde cada ojo hasta cada fosa nasal. Debajo de los ojos y encima de los labios poseen una tonalidad blanca, misma que caracteriza el suave pelaje de la entrada de las orejas. Tanto la parte trasera de éstas como el mechón sobresaliente son oscuros.

Distribución y hábitat

La distribución del caracal abarca la mayor parte de África y zonas del centro y suroeste de Asia. Está ausente de una gran área del Sahara central, de los bosques ecuatoriales africanos y del interior de la Península Arábiga. Algunos países que albergan al caracal son Argelia, Camerún, Burkina Faso, Mozambique, Costa de Marfil, Chad, Egipto, Eritrea, Etiopía, Sudáfrica, Guinea, India, Irak, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Túnez y Uzbekistán.

Dada la extensión de su área de distribución, se adapta a una amplia variedad de hábitats: bosques, sabanas, matorrales, bosques de hoja perenne, bosques secos, sitios montañosos y semidesiertos, entre otros. Por lo regular se encuentra en zonas áridas con densa vegetación. En las zonas montañosas se encuentra hasta 2,500 metros de altitud si bien en Etiopía se han localizado individuos a 3,300 metros de altitud.

Alimentación

Caracal caracal es exclusivamente carnívoro y se alimenta de varias especies de roedores, aves y ciervos pequeños. Son presas comunes los ratones, los jerbos, los damanes, las liebres, los monos pequeños, las palomas, las perdices, las gacelas de montaña y ocasionalmente reptiles y peces. Muchas de sus presas pesan menos de 5 kilogramos.

Caza de forma sigilosa. Cuando detecta una presa se dedica a acecharla mientras se acerca a ella silenciosamente. Ágil y veloz, se lanza a la carrera por su alimento; es el felino más rápido en función de su tamaño y también puede dar saltos de hasta 3 metros de altura para intentar atrapar aves al vuelo. Sus presas terrestres pueden doblar o triplicar su tamaño.

Cuando la presa queda sujeta ante sus garras le propina una fuerte mordida en la nuca para acabar con su vida, y después comienza a eliminar piel y plumas para llegar a la carne. En caso de que se trate de un ungulado mediano como una gacela, prefiere morder el cuello causando muerte por sofocación.

Comportamiento

El caracal es solitario con excepción de la temporada de apareamiento y crianza. Esta territorial especie mantiene rangos de terreno de 5-48 kilómetros cuadrados en el sur de África, pero en Asia esta área puede llegar a ser de 1,116 kilómetros cuadrados. Los terrenos de los machos son más grandes y a menudo incluyen los territorios de varias hembras.

Realiza la mayor parte de sus actividades durante la noche y descansa en el día. Es capaz de emitir gruñidos, silbidos y ronroneos para comunicar su estado de ánimo. Para marcar su territorio rocía su orina en árboles y troncos y marca el suelo con las garras de sus patas traseras.

Datos sobre el Caracal

Caracal (Caracal caracal)

Reproducción

Alcanza la madurez sexual a partir del primer año de vida y entonces puede reproducirse en cualquier época del año. En la región del Sahara los nacimientos se producen principalmente en invierno y entre octubre y febrero en Sudáfrica.

Una hembra se aparea con varios machos durante un período de celo; cada cópula dura entre 90 segundos y 10 minutos. El período de gestación es de 69-81 días y cada hembra da a luz hasta 6 crías. Se sabe que algunos machos matan a las crías de alguna hembra, quizá para inducir de nuevo la ovulación.

Los caracales en estado salvaje no suelen tener más de 3 crías, pero este número aumenta en las hembras que permanecen en cautiverio.

Amenazas y conservación

Afortunadamente es una especie de “Preocupación Menor” y no en peligro de extinción, pero no está exento de las amenazas que constituyen la persecución de los granjeros cuando atacan al ganado doméstico, y de la destrucción de su hábitat. Los individuos que pueblan Asia están incluidos en el apéndice I de la CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) en que se encuentran las especies que enfrentan mayor peligro de extinción, aunque los caracales de África se circunscriben el apéndice II de las especies cuyo comercio debe ser fuertemente regulado.