Alimentación del Leopardo

Alimentación del Leopardo

Alimentación del Leopardo

Dieta

El leopardo es un animal carnívoro y se alimenta de varias especies de animales propias de su hábitat. Su dieta es aún más amplia que la de otras especies del género Panthera y no tiene preferencia particular por algún animal; es un felino único ya que consume desde artrópodos hasta antílopes grandes.

Los alimentos más comunes del leopardo son: ciervos (Cervidae), antílopes (Bovidae) como impalas (Aepyceros melampus), gacelas de Thomson (Eudorcas thomsonii) y elands comunes (Taurotragusoryx), cerdos (Sus), primates como chimpancés y gorilas y cercopitecos verdes (Chlorocebus pygerythrus). Sus presas más pequeñas son reptiles (Reptilia), roedores (Rodentia), peces, aves como la pintada vulturina (Acryllium vulturinum) y artrópodos como los escarabajos peloteros (Scarabaeoidea). Los mamíferos consumidos pueden ser pequeños depredadores: zorros (Canidae), martas (Martes) y chacales (Canis), así como felinos de escaso tamaño.

En el África subsahariana, el número de presas del leopardo asciende a 90 y ahí la mayoría de sus presas son antílopes de tamaño mediano. En vista de que su rango de distribución es amplio y cada hábitat cuenta con características propias, su dieta está en concordancia con la zona que habita.

Para los leopardos del Parque Nacional de Tsavo, en África, los ungulados medianos de 20-80 kilogramos de peso forman parte preponderante de la dieta. Los individuos jóvenes y especialmente las hembras incluyen mayor cantidad de mamíferos pequeños que los adultos machos.

Alimentación de los leopardos

Leopardo trepado a un árbol con su presa, en la Reserva Privada Sabi Sand.

En Asia, las principales presas de este felino son el muntíaco (Muntiacus) y el chital (Axis axis), pero también las cabras monteses (Capra) y varias especies de antílopes propios de Asia son consumidos. En Tailandia las presas más sustanciales son el muntíaco y el jabalí (Sus scrofa).

Panthera pardus no tiende a doblegarse ante el tamaño de lo que puede convertirse en su comida. El eland común es un ungulado muy grande que pesa desde 300 hasta 1,000 kilogramos, así que su captura no es una tarea menor. También ha logrado capturar una que otra jirafa joven, que pesa hasta 3 veces más que él. Por otro lado, es capaz de ingerir carroña.

Técnicas de caza

Los métodos para capturar alimento son lo más llamativo de la alimentación del leopardo. Se trata de un cazador mayoritariamente nocturno y definitivamente oportunista que no se especializa en la captura de una especie, así que cuando encuentra una manada o grupo de animales de los cuales uno puede convertirse en su almuerzo, se prepara para atacar.

Dieta del leopardo

Leopardo con su reciente captura

No es un animal que se destaque por su velocidad. En vez de perseguir presas captura por emboscada. ¿Cómo? Mira: gracias a su pelaje manchado puede camuflarse perfectamente entre la hierba alta o las rocas, tras detectar una presa o presas con sus agudos sentidos de la vista y el oído. Poco a poco se acerca al incauto animal con tal sigilo que éste no se da cuenta o apenas comienza a sospechar. Entonces el leopardo salta sobre él y rápidamente le da una soberana mordida en el cuello hasta romperlo, para que la muerte sea lo más rápida posible. Cuando es necesario perseguir a la víctima lo hace a una velocidad de hasta 60 kilómetros por hora.

Una vez que el animal está muerto, el felino lo arrastra hacia un sitio aislado y seguro sin presencia de carroñeros como las hienas, que puede ser alguna rama de un árbol. Esto muestra qué tan ágil es al escalar, ya que implica arrastrar y subir un cadáver de varios kilogramos de peso. Puede comer inmediatamente y almacenar ahí mismo los restos, pero también puede cazar aun teniendo todavía carne.

Panthera pardus realiza cacerías aproximadamente cada 3 días, incluso si se trata de una hembra con crías pequeñas.