Alimentación del Guepardo

Alimentación del Guepardo

Alimentación del Guepardo

¿Qué incluye en su dieta?

El guepardo, ineludiblemente, es un animal carnívoro y se alimenta de varias especies, mayormente herbívoras, que encuentra en su hábitat natural. La mayor parte de su dieta habitual está dominada por antílopes y en especial por la gacela de Thomson (Eudorcas thomsonii), pero consume además las siguientes especies: gacela de Grant (Nanger granti), gacela saltarina (Antidorcas marsupialis), impala (Aepyceros melampus), blesbok (Damaliscus pygargus phillipsi), ñu (Connochaetes), cebra (Equus), liebre (Lepus), avestruz (Struthio camelus), gallina de Guinea (Numididae), cabra montés (Capra pirenaica), gacela de la India (Gazella bennettii), gacela persa (Gazella subgutturosa) y oveja salvaje (Ovis).

Su dieta se sintetiza en el consumo de pequeños y medianos mamíferos y aves terrestres. La gacela de Thomson es su presa favorita en zonas de llanuras. Al consumir su alimento, los guepardos suelen centrarse en la ingesta de la carne y evitan la piel y los huesos. El consumo de agua no es diario, sino que la bebe 1 vez cada 3-4 días.

A diferencia de otros felinos, el guepardo sale a cazar durante el día para evitar la intrusión de competidores que implica la caza nocturna o crepuscular. Una vez que su presa está muerta, tiene que apresurarse a devorarla, de lo contrario las hienas, los leones y otros carnívoros pueden arrebatársela sin que él pueda hacer algo al respecto. ¿Por qué no defiende su alimento?

Técnica de caza

La increíble velocidad de los guepardos puede hacer creer que como cazador, no hay quien le gane. El animal terrestre más veloz del mundo es, efectivamente, un cazador altamente eficaz y puede alcanzar a una presa de forma relativamente fácil. Sin embargo, el guepardo solo puede mantener esta velocidad por unos cientos de metros. Veamos.

Acinonyx jubatus se guía por la vista y no por el olfato para detectar a sus presas. Normalmente elige las primeras horas de la mañana o las últimas horas del día con la condición de que haya suficiente luz y una temperatura no muy caliente, pues si su temperatura corporal adquiere unos 40.5 grados centígrados es reacio a las carreras. Únicamente se atreve a cazar durante las noches de luna llena, cuando el nivel de luz es aceptable para su capacidad de visión.

Su actividad de caza puede iniciar en lo alto de un árbol, monte o incluso montículo de termitas. Desde ahí adopta un comportamiento de “vigía” para observar manadas o animales solitarios que puedan servirle de alimento. Prefiere a los individuos jóvenes, viejos, débiles o apartados de la manada, pues son más fáciles de capturar. Si varios machos se unen para cazar aprovechan para enfocarse en presas más grandes como los ñus.

Alimentación del Guepardo

Guepardos con su presa

Cuando tiene una presa objetivo, el guepardo, en vez de tender una emboscada y acechar a su presa desde distancias ligeramente largas, acecha en cuclillas, con la cabeza baja, y salta sobre su víctima solo hasta que está lo bastante cerca de ella, entre los 10 y los 30 metros. A estas distancias el guepardo toma impulso y se dirige hacia la presa, y entonces suele comenzar una persecución en la que el felino alcanza hasta 75 kilómetros por hora en 2 segundos. No obstante, puede mantener una velocidad de 87 y hasta 128 kilómetros por hora al recorrer 200-300 metros.

Pero para su presa no todo está perdido. La caza no tarda muchos minutos, y si el guepardo no captura al animal rápidamente, se da por vencido. De hecho, muchas persecuciones son fallidas, aunque se estima que la tasa de éxito de caza es de un 50 por ciento. La carrera no suele continuar hasta los 500 metros, tras lo cual el cuerpo del felino comienza a sobrecalentarse y decide mejor darse la vuelta e intentarlo después.

Por el contrario, si el guepardo atrapa al animal muerde la garganta de éste para matar por asfixia o estrangulación y comienza a comer. Dado que no tiene la suficiente fuerza para ocultar su comida ni para defenderse ante otro carnívoro, debe hacerlo para quedar satisfecho lo antes posible. Ocasionalmente arrastra el cadáver hacia un escondite para tener una comida más tranquila.