Reproducción del Jaguar

Reproducción del Jaguar

Reproducción del Jaguar

El ciclo de vida del jaguar

Loa machos y las hembras de Panthera onca son territoriales y especialmente solitarios con excepción de las hembras durante la crianza de su descendencia. Pueden aparearse en cualquier época del año, aunque los registros de nacimientos indican que existe una tendencia de hembras que dan a luz durante la temporada de lluvias cuando las disponibilidad de presas es mucho más alta, pero en regiones de clima templado los nacimientos son más numerosos en los meses de verano. Gran parte de los apareamientos ocurren entre diciembre y marzo.

Las hembras alcanzan la madurez sexual alrededor de los 2 años de edad, en tanto los machos entre los 3 y los 4 años. Cuando una hembra está en celo deambula por el territorio y suele dejar marcas de orina así como rugir durante la mañana y la tarde para comunicar su receptividad sexual. Los machos (pueden ser varios) acuden al llamado y responden con otras vocalizaciones. En algunos casos las hembras caminan con 1-2 machos a su alrededor, los cuales compiten entre sí para ganarse los favores femeninos. Desafortunadamente para ellos, el macho dominante es quien tiene mayor probabilidad de aparearse.

Según las observaciones de jaguares en cautiverio, la cópula es rápida. El macho lame la nuca de su compañera mientras ésta profiere gruñidos. Después del acto la hembra se aleja del macho puesto que no tolera su cercanía, así que la crianza de los cachorros recae exclusivamente en ella.

El período de gestación del jaguar es de 93-105 días, pero puede abarcar un mínimo de 91 y un máximo de 111 días. La camada es de 1-4 cachorros, siendo 2 el número más usual. Como puede evidenciarse, es un mamífero polígamo, es decir, se aparea con varios individuos durante el transcurso de su vida.

Hábitos reproductivos del jaguar

Par de jaguares jóvenes

Crianza de los pequeños

Los cachorros nacen con los ojitos cerrados y un peso de alrededor de 800 gramos. Son dispuestos en un refugio entre la vegetación espesa, en el área debajo de un árbol removido, en cuevas o en madrigueras vacías de otros animales. Dependen completamente de su madre y son alimentados con frecuencia con leche materna. La presencia del macho después del nacimiento no es tolerada, ya que es probable que la hembra cometa canibalismo infantil si él se acerca a ella o los cachorros.

A las 2 semanas de edad, las crías abren los ojos y comienzan a caminar unos 18 días posteriores a su nacimiento; permanecen casi inactivos hasta que a los 5-6 meses de edad comienzan a salir del refugio para acompañar a su madre en las actividades de caza. Al principio la madre tiene que encargarse de traer carne para todos, de protegerlos de los depredadores y de enseñarles todo lo que tendrán que hacer una vez que estén libres de su protección.

Los pequeños se introducen al consumo de carne entre las 10 y las 11 semanas de edad, tiempo en el cual ya han crecido bastante. Sin embargo, toman leche materna hasta que tienen 5 o 6 meses. La mayoría de las veces, las crías se separan del seno materno entre los 1.5 y 2 años de edad, pero pueden continuar los lazos madre-hijo durante un tiempo posterior a la separación. Los machos tienden a ser nómadas y deambular por el hábitat hasta que se asientan en un territorio propio.

La expectativa de vida de la especie en su hábitat natural no se conoce con precisión, pero los expertos la estiman en unos 12-15 años, mientras que el especialista Alan Rabinowitz indica que los jaguares de Belice viven más de 11 años. En cautiverio suelen vivir más de 20 años y se sabe que una hembra vivió ¡32 años!